Trabajadores damnificados con incendio comienzan a recibir viviendas transitorias

Medida dispuesta por empresa Arauco para trabajadores directos y de empresas de servicio permitirá entregar una solución habitacional mientras avanza la construcción definitiva.

CONSTITUCIÓN.- Claudio Núñez aún se emociona al recordar la noche del 25 de enero cuando un incendio arrasó con los poblados de Santa Olga, Los Aromos y alrededores. Incluso, para salvar con vida, junto a unos vecinos, tuvo que guarecerse en un estero cercano. Pero hoy Claudio está más fuerte y con menos incertidumbre. Hoy, junto a su esposa, su pequeño hijo, y su madre, está viviendo nuevamente bajo techo, en el mismo terreno donde antes tenían su vivienda, en el sector Muros Blancos, a unos 2 kilómetros al oriente de Santa Olga. Claudio Núñez es trabajador del aserradero El Cruce de empresa Arauco y es uno de los beneficiarios con una vivienda transitoria aportada por la compañía, mientras se avanza con el Plan de Reconstrucción y la solución habitacional definitiva. En total, son alrededor de 60 trabajadores directos de Arauco o de empresas de servicios, de las regiones del Maule y Bío Bío, que perdieron sus viviendas en los incendios que las últimas semanas de enero y las primeras de febrero azotó a la zona centro sur del país, y que hoy forman parte de un programa de la compañía que busca tenderles una mano para que puedan ponerse de pie nuevamente y salir adelante junto a sus familias.

“Estoy muy agradecido porque no nos ha dejado solos en ningún momento, siempre ha estado con nosotros, apoyándonos, preguntándonos si nos falta algo”, señala Claudio, indicando que cuando le comunicaron la posibilidad de instalar una casa, fue un motivo de alegría para la familia. “Fue una muy buena noticia, porque es una casa más amplia, para mí y mi familia. Uno siempre necesita y quiere tener a su familia cómoda”, agrega.

Quien también está muy contento y agradecido con la ayuda es Wilson Gatica, también trabajador de aserradero El Cruce y quien está levantando en el mismo lugar una vivienda para su grupo familiar que además compone su esposa, dos niños de 13 y 6 años y una niña de solo un mes de vida.

“Estoy contento porque nunca pensé en mi vida que iba a tener otra casa, después de perder la mía, y tener otra nueva que ahora ARAUCO, en estos momentos, me está apoyando”, afirma Wilson Gatica, añadiendo que se trata de una casa amplia en la que podrá estar cómodo y seguro junto a su familia, especialmente para hacer frente a los meses de invierno.

Claudio y Wilson hoy están mirando el futuro con más optimismo. Y es que además tienen la tranquilidad de que mantendrán sus puestos de trabajo y salarios mientras dure el proceso de reconstrucción del incendiado aserradero El Cruce. Otra buena noticia para los trabajadores golpeados con esta catástrofe.

APORTE PARA VIVIENDAS

Atendida la emergencia inicial, tras el devastador incendio forestal, empresa Arauco decidió llevar adelante una serie de acciones enfocadas en aportar hacia la recuperación y reconstrucción no sólo de la fuente laboral -en este caso el aserradero El Cruce-, sino que también en las familias de los trabajadores afectados.

“Estamos convencidos que tenemos que pararnos en conjunto con las comunidades, familias y trabajadores afectados que requieren viviendas. La empresa está aportando cuatro millones de pesos a cada uno para destinarlos a vivienda transitoria, hasta que puedan optar a la casa definitiva”, explica Iván Chamorro, Gerente de Asuntos Públicos y Responsabilidad Corporativa, precisando que esta medida está siendo aplicada tanto para los trabajadores directos, como también para los de empresas de servicios.

Fernando Valenzuela, Jefe del Programa de Vivienda de Arauco, señala que este beneficio es coherente y concordante con la labor que está desarrollando el Gobierno en materia de emergencia, por lo que el trabajador beneficiario debe optar entre la ayuda en vivienda transitoria por parte de la compañía o los bonos de arriendo o acogida que está impulsando la autoridad, además de residir en sectores rurales, no ser propietario ya de una vivienda y estar registrado en la FIBE (Ficha Básica de Emergencia).

Esta medida de apoyo habitacional se enmarca en un involucramiento mayor por parte de la compañía para colaborar en las tareas de reconstrucción. Es así como ha participado en la mesa técnica que dio origen al Plan Maestro de la Nueva Santa Olga, facilitando además terrenos para la instalación de las Fuerzas Armadas, otro para el funcionamiento transitorio de un jardín infantil para la demanda escolar de los sectores y la habilitación del cuartel provisorio de bomberos en el lugar.

Agua para Santa Olga

Una de las carencias más urgentes para Santa Olga y alrededores, es el agua, siendo esto fundamental para la puesta en marcha del Plan Maestro de Reconstrucción. Por lo mismo, la decisión de Arauco de aportar el vital elemento con la entrega permanente de 21,5 litros por segundo, desde el río Maule, y beneficiando a más de mil 400 personas, ha sido muy valorada por autoridades y comunidad. Y es que esto permitirá dar factibilidad técnica a la reconstrucción de estas localidades.

Esta agua será aportada a través de la bocatoma que abastece de agua a la Planta de Celulosa y que se ubica en el sector Piedra del Lobo, a 11 kilómetros de Constitución y 12 de Santa Olga. En este lugar del río Maule se habilitará la conexión para proveer del vital elemento a la futura Santa Olga, trabajo que estará a cargo de la Dirección de Obras Hidráulicas. A su vez, el tratamiento para la potabilización y luego distribución del agua será realizada por la Cooperativa de Agua Potable de Santa Olga.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!