Uber reconoció clonación de lista de más de 57 millones de usuarios en todo el mundo

El alcance del ataque informático que sufrió esta popular aplicación aún no ha sido detallado por esta empresa que, en Chile, tiene más de 2 millones de usuarios.

Nombres completos, correos electrónicos, números de teléfono y el detalle de trayectos y desplazamientos de más de 57 millones de usuarios de todo el planeta. Esos son algunos de los datos personales que un grupo de hackers robó a Uber durante el año 2016 y que la compañía acaba de reconocer públicamente.

Uber informó que dos hackers accedieron a su base de datos que contiene la información de 57 millones de usuarios y conductores.

El CEO de la empresa, Dara Khosrowshahi, indicó que la información que se desveló incluía nombres, direcciones de email y números de celular de cuentas de todo el mundo.

“Nuestros expertos forenses independientes no han detectado que se desvelaran los historiales de ubicaciones de viaje, los números de tarjeta de crédito, los números de cuenta bancaria, los números de seguridad social ni las fechas de nacimiento”, señala el documento.

Para Marcelo Drago, presidente del Consejo para la Transparencia “esta filtración de datos de millones de personas repone la urgencia que tenemos como país de ponernos al día en nuestra legislación sobre la protección de datos personales. Nuestra norma es débil y de otra época, pues data de 1999 y no se condice con la masiva utilización de redes sociales o el tráfico de bases de datos realizadas en todos los ámbitos”.

A su juicio, Chile “necesita una ley efectiva, moderna y de estándares que protejan nuestros datos personales” y advirtió que, si bien existe un proyecto de ley actualmente en tramitación en el Congreso, “es insuficiente y no cumple con los estándares de la Unión Europea”.

Drago explicó que una de sus principales falencias se relaciona con el tratamiento de los datos privados y la nueva institucionalidad, pues se propone la creación de una agencia perteneciente al Ministerio de Hacienda.

“El estándar mundial exige que se garantice una institucionalidad que goce de plena independencia, a través de un órgano autónomo, dedicado a la protección de los datos personales. Chile no puede seguir esperando en esta materia, pues la información privada de millones de ciudadanos sigue siendo vulnerable”, agregó Drago.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!