UTalca entregó 1.500 becas de conectividad para sus estudiantes

Las SimCard, con conexión ilimitada, permitirán a alumnos de pregrado y carreras técnicas que tienen problemas de acceso a Internet participar sin dificultades en las clases online.

TALCA.- Araceli Basoalto es estudiante de la carrera Nutrición y Dietética de la Universidad de Talca. Para tomar sus clases bajo la modalidad a distancia desde su casa en la localidad rural de Bajo Perquin, comuna de San Clemente, dependía de los limitados minutos que podía compartir de su teléfono celular.Pero a partir del miércoles 6 de mayo esta situación comenzó a cambiar, tanto para ella como para todos quienes se adjudicaron la Beca de Conectividad creada por la casa de estudios maulina, que favoreció a 1.500 alumnos/as de pregrado y carreras técnicas que comenzaron a recibir una SimCard con datos ilimitados que les permite seguir el desarrollo de sus actividades académicas.

“Para mí es importante obtener este beneficio. Con esta Beca tengo mayor seguridad y menos angustia de quedar desconectada de la clase en cualquier momento. Dependía de mi plan de datos para poder conectarme, el cual no alcanzaba hasta fin de mes y, por tanto, tenía que hacer otros gastos con bolsas adicionales para poder cumplir”, relató Araceli tras obtener la tarjeta.

La vicerrectora de Desarrollo Estudiantil, Paula Caballero, manifestó que “la universidad hizo un gran esfuerzo para acortar la brecha de conectividad que afecta a muchos estudiantes, sabemos que muchos de ellos viven en zonas rurales y tienen problemas de conectividad, o no tienen los suficientes recursos para instalar un servicio de internet en su hogar, ahí está la relevancia de esta beca que nos permitirá cumplir con los aprendizajes comprometidos en una Institución tan prestigiosa como esta”.

La autoridad calificó como “satisfactorio” el proceso de retiro de la simcard, que se realizó en cada uno de los campus cumpliendo con las normas de seguridad vigentes y con la rapidez necesaria para evitar aglomeraciones.

Cabe recordar que, para seleccionar a los beneficiados, la universidad abrió una convocatoria en la que se priorizó a los postulantes de mayor vulnerabilidad. Quienes se adjudicaron el beneficio fueron notificados a sus respectivos correos electrónicos institucionales.

BENEFICIADOS

Maritza Ramírez, también fue beneficiada. Ella es estudiante de Auditoría e Ingeniería en Control de Gestión y vive en la comuna Sagrada Familia. “Los problemas de conectividad hicieron que perdiera mis primeras clases. Entonces la universidad anunció la creación de esta beca y postulé porque realmente estaba preocupada por mis estudios. Agradezco este beneficio porque gran parte de los estudiantes, sobre todo los que vivimos en zonas rurales, no tenemos una buena conexión así que es una buena ayuda para continuar con las clases”, expresó.

Por su parte, Jorge Berríos, de la carrera de Nutrición y Dietética agradeció la asignación de la beca: “Vivo en Litueche, comuna rural de la región de O’Higgins. Vivo alejado de todo, no tengo internet y tengo que usar el plan del teléfono, el cual cuenta con gigas limitados que no alcanzan para mis clases. Por ello estoy muy agradecido y espero que las personas que realmente necesitan este beneficio puedan recibirlo”.

En el Campus Curicó Javiera Becerra, de la carrera de Ingeniería Civil Industrial destacó que este beneficio le significará un importante ahorro. «Tuve que contratar bolsas de datos y eso significó un importante gasto extra, ya que debía recargar todos los días, y ahora podré utilizar ese dinero para cubrir otras necesidades», comentó.

Cristian Arriagada, de Ingeniería Civil de Minas, agregó que “este beneficio es muy bueno para muchos estudiantes que no tenemos acceso a Internet o que la señal es muy deficiente, por lo que estábamos complicados con las clases online, en especial pensando en el momento en que debamos realizar evaluaciones. La iniciativa que tomó la Universidad es muy buena».

De la misma carrera, Alan Suárez, contó que “hasta hoy tenía muchas dificultades por el Internet ya que uso solo datos móviles y debía recargar el celular muy seguido, ya que con las videoconferencias se gastan muchos. Ahora no tendré que gastar dinero en las recargas».

Una impresión similar expresó desde el Campus Linares, Vania Castillo, de Pedagogía en Educación General Básica con mención en inglés. “Vivo en el campo, en la zona de Panimávida, y en la actual contingencia no están los recursos para estar pagando un plan extra. Para conectarme me conseguía internet, porque mi papá tiene así es que de ahí me conectaba, el problema es que cuando él tenía que salir a trabajar no tenía como conectarme con las clases”, relató.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!