Vaticanista: “El papa cayó en una trampa cuando fue a Chile”

“El papa está intentando aclarar quién le ha estado ocultando información y eso traerá consecuencias; probablemente de aquí a tres meses”, advirtiendo una responsabilidad especial en el cardenal Francisco Javier Errázuriz.

SANTIAGO.- El periodista español Juan Vicente Boo, corresponsal del diario ABC en el Vaticano, dijo a Cooperativa que la convocatoria a Roma que hizo el papa Francisco para todos los miembros de la Conferencia Episcopal de Chile responde a que la Iglesia local, “en conjunto, no ha funcionado bien” ante los casos de abuso sexual.

En conversación con El Diario de Cooperativa, Boo recordó que ésta es la tercera vez que un papa llama al episcopado de un país “en que este tema se ha llevado muy mal”: las anteriores fueron la de Juan Pablo II a los obispos de Estados Unidos (2002) y de Benedicto XVI a los obispos de Irlanda (2010), “porque habían sido muy negligentes”.

Tras dichas reuniones, en Estados Unidos salieron “ocho ó 10” obispos y en Irlanda seis o siete, “y es muy probable que suceda de nuevo en Chile”, comentó el vaticanista.

Juan Vicente Boo dio por un hecho la responsabilidad de los obispos en la escalada de la crisis de la Iglesia en Chile: “Aquí hay un sistema de consultas normales que, en realidad, es bastante eficaz si las personas cumplen con su responsabilidad”, explicó.

“En todos los países es el mismo sistema, y en la mayor parte de los países funciona bien: el obispo de la diócesis donde se produzcan abusos (…) por parte de sacerdotes o religiosos tiene obligación de informar a la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano”, explicó.

El experto recordó que “la Iglesia Católica es gigantesca”, sólo “los obispos son más de 5.000 y el papa no puede estar al tanto de todo, pero sí la Congregación para la Doctrina de la Fe, que es el organismo competente en esta materia”

Desde este punto de vista, “hay responsabilidad de la Conferencia Episcopal, que de vez en cuando tiene que informar al papa de los temas relevantes”, y “una responsabilidad muy directa del nuncio (Ivo Scapolo), que va informando de los problemas de cada país”.

El periodista agregó que, “en el caso de (Francisco Javier) Errázuriz, hay un canal suplementario (…) pues él forma parte del Consejo de Cardenales, que se reúne cada tres meses, por lo tanto, tenía muchísimas ocasiones de informar al papa de esto”.

Consultado por las declaraciones del arzobispo emérito, cuando negó que su tarea fuera informar al papa, Boo respondió: “Un cardenal que forma parte del ‘Consejo de los Nueve’ cardenales de Francisco y no le informa de los problemas de su país, no cumple con su misión: se debe hablar de todo, sobre todo de los temas importantes”.

Todas las anteriores consideraciones demuestran que “en conjunto esto no ha funcionado bien”. Por lo tanto, ahora “el papa está intentando aclarar quién le ha estado ocultando información y eso traerá consecuencias; es muy probable que de aquí a tres meses lo sepamos”, comentó Boo.

“El papa cayó en una trampa cuando fue a Chile, porque no conocía la intensidad del problema y el malestar con un sector amplio del episcopado. Se notó en la visita (de enero) y algunos equivocadamente lo presentaron como un malestar con Francisco; no, el problema es local, es que los obispos de Chile no han estado al nivel”, concluyó el profesional.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!