Vienesas a $10 mil y mayonesa a $4 mil: Expertos proponen subir impuestos a alimentos ricos en grasa, azúcar y sodio

La medida sería multiplicar por $1,9 cada gramo de azúcar que contenga un alimento, por $31 cada gramo de grasa y por $23 cada gramo de sodio, y al total agregarle el IVA

SANTIAGO.- Un grupo de investigadores y académicos de la Universidad de Chile dieron a conocer los resultados del estudio de Evaluación y Aplicación de Impuestos a los Alimentos con Nutrientes Dañinos para la Salud en Chile, el cual fue encargado por el Gobierno de Michelle Bachelet y el cual es parte de la estrategia para hacer frente a la obesidad en Chile.

Según informa la mencionada casa de estudios en su sitio web, y que reproduce Publimetro, una de las ideas propuestas en el escrito en donde participaron además expertos de la Universidad Católica y la Adolfo Ibáñez, es aumentar los impuestos a los alimentos ricos en sodio, azúcar y grasa.

En ese sentido, la fórmula escogida sería multiplicar por $1,9 cada gramo de azúcar que contenga un alimento, por $31 cada gramo de grasa y por $23 cada gramo de sodio, y al total agregarle el IVA.

Ante esto, la investigadora del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (Inta) Camila Corvalán adelantó que “el resultado del estudio es bien fuerte en relación al alza que implica en los precios de algunos alimentos”.

De esta manera, si existiera el aumento en el impuesto a estos productos, un kilo de vienesas pasaría de costar cerca de $2 mil a $10 mil, mientras que la mayonesa de 800 gramos tendría un alza de los $1.800 actuales a $4 mil. Cómo para que comencemos a olvidarnos de los completos.

“Si uno lo mira desde un punto de vista concreto de aplicabilidad, nosotros avanzamos en tener reuniones con impuestos internos y organismos que lo tendrían que ejecutar, y la verdad es que no hay ninguna imposibilidad práctica. Si lo miramos ya desde una perspectiva de economía política, por supuesto que ahí hay otras transacciones que hacer, que son más bien del orden político”, explicó Corvalán.

Por su parte, el académico de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile, Carlos Cuadrado, precisó que “el precio que los consumidores pagan por esos alimentos no está considerando hoy las consecuencias que tiene para la salud que pagamos entre todos. Eso se llama externalidad”.

“Con este impuesto se pagaría el gasto en salud, y las pensiones de invalidez que se producen por enfermedades prematuras”, añadió.

Cuadrado afirmó además que esta medida sería clave para combatir la obesidad.  “En todos los países donde se han aplicado impuestos o modificaciones de precios a los alimentos, como México, Dinamarca y Hungría, esto generó modificaciones en el consumo de las personas (…) La población es elástica a diferencias de precios y esa elasticidad suele ser mayor en los niveles socioeconómicos más bajos, lo que significa que la población que consume en mayor cantidad estos nutrientes críticos o alimentos más ultraprocesados, son los que responden más a los incentivos de precios“, indicó.

Por último, resaltó que “el alza que ha tenido la prevalencia de la obesidad en Chile en la última década es dramática, es una de las más grande del mundo no solamente en obesidad, sino también en el incremento de personas diabéticas. De continuar así es totalmente insostenible para el sistema de salud el poder enfrentar las consecuencias que tiene para la población esta alta carga de enfermedad. Por lo tanto, el único camino real en el mediano y largo plazo es que logremos tener medidas preventivas estructurales, que sean efectivas“.

Print Friendly, PDF & Email
COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!