Volcán Mayón de Filipinas emite ríos de lava y columnas de cenizas

Las autoridades incrementaron el lunes el nivel de alerta a cuatro en una escala de cinco, lo que significa que una violenta erupción es posible en las próximas horas o días.

El volcán más activo de Filipinas arrojó chorros de lava y enormes columnas de cenizas durante la noche del lunes y la mañana del martes, después de que las autoridades advirtieran de una inminente y violenta erupción (Reuters)

Autoridades de manejo de desastres de la provincia de Albay, donde se ubica el Monte Mayón, indicaron que hay 30.000 personas en los centros de evacuación.

Las autoridades incrementaron el lunes el nivel de alerta a cuatro en una escala de cinco, lo que significa que una violenta erupción es posible en las próximas horas o días. Se expandió la zona de peligro a ocho kilómetros del cráter, con lo que se afectó a miles de residentes adicionales.

Los chorros de lava alcanzaron hasta 700 metros (2.300 pies) por encima del cráter del Monte Mayón, y las columnas de ceniza se elevaron hasta 3 kilómetros (1,9 millas) durante la noche y poco antes del amanecer, de acuerdo con el Instituto Filipino de Vulcanología y Sismología (Reuters)

No hay reportes de personas muertas o heridas. Se ha ordenado que los aviones permanezcan alejados del cráter y se han cancelado varios vuelos debido a las cenizas.

El lunes se registró una violenta erupción que fue la más potente desde que el volcán comenzó su actividad hace más de una semana (Reuters)

El volcán más activo de Filipinas expulsó una enorme columna de fragmentos de lava, cenizas y humo en una ensordecedora erupción el lunes e hizo que miles de personas regresaran a los centros de evacuación y se emitió una alerta de que una explosión mayor era inminente.

Autoridades de manejo de desastres de la provincia de Albay, donde se ubica el Monte Mayón, indicaron que hay 30.000 personas en los centros de evacuación (AP)

La explosión registrada al mediodía del lunes arrojó entre 3,5 y 5 kilómetros de lava sobrecalentada, rocas fundidas y vapor al cielo, que luego descendieron por las laderas del Monte Mayón y se esparcieron en las aldeas cercanas en medio de la oscuridad, dijo Renato Solidum, del Instituto de Vulcanología y Sismología de Filipinas, junto con otros funcionarios.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!